Mi Visión de Codelco

Mi Visión de Codelco

On julio 11, 2018, Posted by , In Institucionalidad Minera, By , With No Comments

Juan Rayo, Gerente Técnico, Fundador de JRI y Miembro de Voces Mineras

La gran minería del cobre fue expropiada al capital extranjero por un profundo sentimiento patriótico popular, que se manifestó en una mayoría parlamentaria por la chilenización y luego en una votación unánime del Parlamento por la nacionalización definitiva (1971).

La nacionalización del recurso minero principal fue un éxito no superado por ningún proceso de estatización en el mundo. Codelco creció sostenidamente en el tiempo hasta producir anualmente más de cinco veces lo que se exportó en los mejores años de la administración extranjera.

La conducción chilena estatal, una vez consolidada, venció desafíos tecnológicos relevantes, introdujo tecnologías de avanzada, nuevos tranques en la mayoría de las divisiones, desarrolló otras divisiones (Radomiro Tomic, Ministro Hales, Gabriela Mistral, Ventanas), y muchos otros cambios.

La percepción ciudadana de que “Codelco es de todos los chilenos” no ha cambiado. Este apoyo popular es innegable, y personalmente no veo que cambie en muchas décadas más. La privatización de Codelco no parece ser políticamente viable.

Empero, la gestión global se ha deteriorado después de más de 45 años de administración estatal. La rentabilidad global es muy baja para la buena calidad remanente de sus yacimientos (en una comparación económica con Antofagasta Minerals salen muy mal parados); los sindicatos han creado una deficiente co-gestión en el manejo operacional de algunas divisiones (logrando tener el costo de fundición más alto del mundo); los desarrollos estratégicos han tenido diversos atrasos (la mayoría de ellos desconocidos por el público); y las asignaciones a veces no son al mejor o más competitivo.

La gestión global tendió a mejorar con un directorio corporativo, que ofrecía mejor control o mayor transparencia, no obstante sus miembros (salvo excepciones) no tienen la visión minera profunda ni la fortaleza requerida para afrontar los cambios de gestión que esta industria requiere.

El país ya no puede seguir tolerando abusos en ninguna institución pública, sea ésta militar, social o empresarial. En ese contexto, la Contraloría y el Consejo de Defensa del Estado están actuando en Codelco sobre lo que los ciudadanos exigen.

Codelco ha logrado desarrollar un negocio minero estable, pero de baja rentabilidad con relación a sus posibilidades. Sin embargo, sus fortalezas son notables:

  • Reconocimiento popular de que es una empresa responsable.
  • Dotación de profesionales normalmente competentes y mayoritariamente motivados.
  • Procedimientos de gestión adecuados para proyectos, aunque no para operaciones críticas.
  • Administración corporativa con serios intentos de mejorar que está empezando a permear en la organización.
  • Alto desarrollo tecnológico comparado con privados.
  • Mayor valor agregado (cobre a cátodos) que otras mineras.

A mi juicio, las acciones correctivas más relevantes que requiere son:

  • Evitar el abuso laboral en toda la línea (tratos, extras, bonos, salud, finiquitos, etc.)
  • Controlar por gestión efectiva global y no por cumplimiento de procedimientos.
  • Crear una cultura de mejoramiento continuo y de rentabilizar el negocio.
  • Aunque duela, suprimir las inmovilidades y privilegiar el aumento de productividad por cambios tecnológicos.
  • Eliminar todo pago exagerado para el retiro de la empresa. Aplicar la misma ley laboral de todos los chilenos.
  • Cumplir a cabalidad y oportunamente todas las leyes ambientales que sean pertinentes.

Estas acciones pueden lograrse con un Directorio competente y resuelto a defender los intereses de la empresa, como manda la ley.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *